SCRE4M. Un retocado juego entre el gato y el ratón.

Si estás al tanto de la franquicia de terror creada por Wes Craven seguramente viste la serie que produjo en conjunto con Netflix hace un par de años. Quizá no sea necesario ahondar tanto en cómo la serie vio la luz, sino únicamente contemplarla como una renovación, un intento de rescatar el proyecto que trató de llevarse al cine como una quinta entrega. Digo, la pasada entrega de 2011, con Emma Roberts a la cabeza, rescató parte de la esencia de las películas anteriores, y aunque la actriz lo hizo bien a mi parecer y la película tenía momentos de susto, misterio y tensión bien logrados, a ratos se le notaban los huecos en su desarrollo, hoyos que se traducían en un humor cómico que, si bien era acertado, no debía estar ahí. 

Si descartamos la sátira referencial vista en Scary Movie (Dir. Wayans, 2000), poco podíamos esperar de esa entrega teniendo la comedia como una especie de medio auto-satírico que se limitaba a arrebatarle el sentido tétrico a la saga cinematográfica. Eso sí, contamos con Neve Campbell en cada cinta, permitiéndole a la película adquirir cierto aire contextual y una especie de puente entre la nueva recreación y la franquicia origen. Esa historia del asesino -o para la serie, asesina- incomprendido, que buscando vengarse del protagonista termina matando por placer y por infringir dolor en aquél que está "históricamente" conectado con el villano, es interesante y la verdad atrapa desde el primer instante gracias a su toque de misterio, provocación, terror y el ingenioso juego de la cámara que mantienen a la audiencia expectante. 

La diferencia de protagonismo no cambia. Digo, primero fue Campbell, la actriz original que nadie podría superar, pero mientras Roberts encarnó a la protagonista más fría e intelectual, con Fitzgerald tenemos a una "heroína" construida a base de drama, melodrama ("¡Mamá, dime la verdad!", de telenovela...), misterio y coraje fingido y elaborado a quemarropa. Agrada a la pupila, y hace lo posible por elevar su protagonismo o verse creíble ante la cámara, pero fuera de algunos momentos de tensión requerida, no da el tiro. Del resto del elenco no tengo queja, pues contribuye a que haya sangre, misterio y algo de acción, y aunque la premisa de Scream da material para situarse en una especie de crítica adolescente sobre el bullying cibernético, la doble moral de los "adultos" y los peligros de vivir en un pueblo pequeño (uno de los varios clichés sobre los que se posiciona la serie), las cosas marchan bien: el miedo está presente, la tensión y los giros, la mayoría invisibles, están ahí. 

Descubrir la identidad de la villana es predecible hasta cierto punto si recogemos la migas de pan gracias a los diálogos, porque las motivaciones, eso sí, están bien cubiertas. Tengo que admitir que es un buen guion el elaborado aquí, pues compensa los tonos de comedia (humor inteligente que equilibra el terror presente), las escenas candentes, la acción; SCREAM: The TV series es moderada en lo gráfico sin quitar el factor psicológico, y sin contar que Noah foster (John Karna) me recordó mucho a Sheldon de The Big Bang Theory, su personaje aporta a la serie ese toque detectivesco, misterio y literatura necesarios, además de la autoparodía, que me gustaron bastante. 


En conjunto es una serie interesante, no supera a sus progenitoras pero rinde culto a la franquicia origen por medio de un certero manejo del terror, la comedia y el misterio envuelto en tensión gracias a la creatividad de los que hicieron posible este espectáculo televisivo; maneja adecuadamente el ritmo, desarrollado a base de un diseño de producción que convierten a la serie en un vertiginoso encuentro que te ofrece el arma, susurrando que dispares sin asegurarte de quién es el villano. Critica sutilmente convencionalismos y juega hábilmente con los estereotipos, siempre desde la óptica literaria, lo que es una quebradiza de "cuarta pared" bastante llamativa. Te engaña, te hace creer que sabes quién es el villano, juega psicológicamente contigo, te reta, desafía tu inteligencia, te hace parte de la historia. Eso es valioso. 

Y a reserva de que hubiera algo más que decir, que seguro lo hay pero no me llega a la mente, y en contra de las críticas que he leído en internet, ésta es una serie que recomiendo y pues pronto podremos hablar de su segunda temporada, a ver si es tan mala como dicen. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica a Lapso de Tiempo

Análisis Crítico a El Psicoanalista

Análisis Crítico de "Los Juegos del Hambre"