NOSFERATU. Un vampiro tímido.

Hutter y su mujer Ellen son un joven matrimonio que vive en Winsborg. El año es 1838. La historia arranca cuando un agente inmobiliario envía a Hutter a Transilvania a cerrar un negocio con el conde Orlok, de quien poco después Hutter descubre la identidad: se trata del vampiro Nosferatu

Con una narrativa muy similar a Metrópolis, el director Murnau construye una trama a partir de la libertad creativa del guionista Henrik Galeen para recrear la dosis dramática, amorosa y misteriosa del vampiro creado por Stoker, recurriendo a los elementos característico base del personaje descrito en el libro. Si soy honesto, creo que esta propia concepción resulta ser un beneficio, pues el libro base peca, a mi parecer, en su clímax. Diferencias aparte, hablamos de una temática milenaria que permanece en el inconsciente colectivo por múltiples razones, entre las cuales encontramos la obsesión con la inmortalidad y la perdurabilidad de la raza humana. 

Utilizando tonos sepia y un color arena que le da un matiz cómico a la muda narrativa, Murnau nos lleva a lo largo de una historia compuesta por cinco actos separados de una forma literal. Aquí es donde se puede establecer el paralelismo entre el teatro y las primeras influencias de la "imagen en movimiento". Hay mucho de lo teatral en la historia y eso se permite no únicamente en una simple y efectiva puesta en escena, sino también en la manera en que Murnau dirige a sus actores. La manera en que maneja el drama, con su carga emocional, hacen de este trabajo una respetable primer referencia -tal vez de las principales- que se ocupa de hacer del mito que rodea al vampiro un retrato histórico, siempre al margen causal de las enfermedades, como una manera de entender que las enfermedades, la contraposición a la ciencia, pueden deberse a lo que no entendemos. Aquí Nosferatu entra como la metáfora de lo desconocido. 

El famoso vampiro, cuya caracterización se antoja simpática y cómica, queda notablemente reducida; Murnau dirige su mirada crítica a la especulación social, al descubrimiento humano de aquello que permanece latente, y por estas "secuencias" tardamos en ver en su total esplendor y acción al protagonista de la película, que se siente como una amenaza distante, efectiva, pero cautelosa, no mortífera. 


Aunque es entendible que se trata de una primera cinta que honra la novela del vampiro más famoso de todos (excluyo de momento el famoso y afamado trabajo de Anne Rice), definitivamente me habría gustado ver una mayor elaboración psicológica, más espacio para la acción dramática o, a lo mejor, una confrontación clásica, con una muerte que ofreciera el impacto emocional que, por ejemplo, encuentro en la cinta arriba mencionada. Aun así, creo que fue un buen comienzo, pese a sus adversidades. 

Comentarios

  1. Debido a las múltiples cartas, tweets y mensajes en Facebook, de los admiradores, Traigo para ustedes los detalles curiosos de NOSFERATU un vampiro NO tan tímido.

    1. La adaptación no es fiel, ya que no se lograron los derechos de la obra de Stoker, el protagonista era un vampiro que en lugar de ser el conde Drácula era el conde Orlok y su ansia de sangre humana era idéntica al del protagonista de la novela. Así que tras cambiar nombres y situaciones comenzaron a rodar.

    2. El nombre del film “Nosferatu” deriva del griego “Nosophoros”, que significa portador de plagas, ya que el vampirismo era según la literatura, una plaga.

    3. El estudio quería una ambientación oscura, y no fue complicado cuando la productora ocultaba una secta ocultista llamada “Fraternas Saturni”, además se escogió como director al mejor representante del tétrico expresionismo alemán del momento, F.W Murnau, un director extremadamente cuidadoso que aún está en las listas de los mejores directores de la historia. Su muerte en un accidente de coche en 1931 junto a su chofer y amante filipino de 14 años puso fin a su carrera.

    4. Murnau escogió para el papel a Max Schreck, que iba a ser el primer vampiro en la gran pantalla, un extraño hombre del que pocas cosas se conocen. Nació en Berlín en 1879 y tuvo una infancia misteriosa y un gran talento para la interpretación que lo llevó por varios teatros alemanes. La falta de datos sobre su vida, y que su apellido en alemán signifique “miedo” alimentó la leyenda sobre su persona, llegando a creerse que en su vida real practicaba el vampirismo, y que Murnau le eligió por ser el actor perfecto al no tener que representar ningún papel, sino a él mismo.

    5. Otro de los rumores sin desmentir sobre la película es que la protagonista femenina era una toxicómana contratada por el director para que fuera en realidad mordida por Max, y que murió durante la filmación. También se rumoreaba que varias personas del equipo desaparecieron extrañamente durante el rodaje.

    6. También Tim Burton le rindió homenaje en “Batman Vuelve” de 1992, ya que el villano encarnado por Cristopher Walken se llama Max Schreck.

    7. La viuda del creador de Drácula, Bram Stoker denunció la película por infringir los derechos de autor. Murnau perdió el pleito y fue condenado a destruir todas las copias, pero unas pocas ya habían sido distribuidas y han llegado a nuestros días. Werner Herzog hizo una versión en 1979 con Klaus Kinski encarnando a Nosferatu.

    -Tacos al Pastor

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Crítica a Lapso de Tiempo

Análisis Crítico a El Psicoanalista

Análisis Crítico de "Los Juegos del Hambre"