Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2016

Sobre el restaurante Café Toscano

Imagen
En la CDMX hay infinidad de sitios para nutrirse a cualquier hora del día. En esta ocasión me tocó visitar, por La Roma, un restaurante sencillo llamado Café Toscano. En mi caso, pedí chilaquiles, ricos y con un jugo engañoso (engañoso porque, según el menú, era combinación de cinco alimentos, sólo percibí uno...). El restaurante, puedo decir, es agradable y cuidado en su instalación y estética. Habría que ver cómo lucen los de otras áreas. La atención es la adecuada y los meseros son amables. El sitio tiene buena iluminación y, aunque los precios son ligeramente altos, puedo decir que la comida es disfrutable. Si vas visto el restaurante pero no has probado sus productos, te los recomiendo; si ya lo conoces, coméntame qué opinas. 

P.D. Por si quisieras saber más, aquí su página web.

El expreso del miedo. Pobreza clasificada.

Imagen
Habría que hacer un prudente detenimiento en la propuesta que aquí nos ocupa, que data de de 2015, sobre las aportaciones críticas que realiza (segmentación social, calentamiento global y el efecto psicológico...) al género al que apela: la ciencia ficción. En este ámbito, la cinta tiene mucho que decir y también mucho que cuidar. No obstante, donde encuentro referencias, ya sean visuales o de montaje, es en otros géneros, como el histórico (tampoco es que la película se aleje mucho de esta vertiente). Lo que nos importa, en primera instancia, es el comentario social que rezuma el filme protagonizado por Chris Evans
El Expreso del miedo, podemos ponerlo así, se sitúa en un futuro distópico-post-apocalíptico donde la Tierra se ha vuelto inhóspita debido a los peligros de combinar ciencia y tecnología. Nada nuevo, sin embargo, encuentro profundidad en las vertientes en que se desarrolla: un tren con un motor aparentemente inagotable; un tipo de comida diferente; originalidad en el uso …

500 días con ella. Una comedia con pura verdad.

Imagen
Si hubiera algo que superara, teóricamente, al concepto del amor, probablemente 500 días con ella (500 days of summer) sería la clave para eso. Me resulta tremendamente difícil hablar del tema, no sólo porque me hizo mella con su estupendo guión, mismo que goza de protagonistas entrañables, íntimos, emocionales y naturales, no, también porque es capaz de reflejar con absoluta honestidad, y sin miedos claro, el amor en la vida real. 

En una época donde las producciones nos atascan de historias -suena pesimista, pero no, hablo más bien de la cantidad-, en 2009 llegó esta cinta, protagonizada por Joseph Gordon-Levitt y Zooey Deschanel, sobre el amor no correspondido, pero que igualmente es empático, agradable y azaroso, como la vida misma. Ambos actores entregan personajes divertidos, únicos, como las dos caras de la moral: uno es convencional, la otra es liberal; uno cree en el amor verdadero, la otra perdió la fe en dicho concepto. Así, dos mundos chocan, colisionan con todo, y digo TOD…

Café Society. De los años 30 con ironía.

Imagen
Entre mis muchas memorias escolares, recuerdo que mi antiguo coordinador de filosofía solía emplear el humor negro como sello característico de su enseñanza. En una escapada lo cuestioné al respecto. Le pregunté por qué lo empleaba tanto, en lugar de ser directo. Él me replicó "¿Has visto alguna de las películas de Woody Allen? En ese momento mi respuesta fue "No", aunque sí ubicaba al director. 
Woody Allen, lo adviertes en cualquiera de sus filmes, emplea un sutil, irónico, cínico y honesto análisis sobre las relaciones humanas. Lo hemos visto en Manhattan (1979), Hannah y sus hermanas (1986), Annie Hall (1977), Media noche en París (2011), entre otros proyectos. Para esta ocasión, que podría no ser una novedad en el cine, Allen emplea la inocencia y la ingenuidad como motores emocionales en esta cinta, mientras que se vale de contextos históricos como el Hollywood de los años 30 para la recreación contextual, momento donde las actrices, el talento, el glamour y mucho …

Snowden. Big Brother en casa.

Imagen
De alguna forma siento que la tradición narrativa hollywoodense se cierne poderosamente sobre esta cinta. Y con "tradición" me refiero al esquema narrativo y convencional con que son plasmadas estas películas. Aquellas donde un individuo con un intelecto notable descubre una verdad mortal en algún nivel, y con tal de destaparla, termina por sacrificar su propia existencia "en aras de un bien mayor". 

No es difícil seguirle la pisa en escalas: se presenta al protagonista, quien escala niveles corporativos gracias a su intelecto, poco después conoce a su chica, sigue escalando puestos, se le ofrece un proyecto que no puede rechazar, primer obstáculo, primera consecuencia, sigue escalando..., problemas con la chica; sigue escalando, amenazas, advertencia, gobierno encabritado, sigue escalando...; relación a pique, ¿problemas?; excusas, verdades a medias, publicando la mentira, ignominia, reconocimiento público, treta... No es un esquema nuevo, pero tampoco defrauda.
Por…

Animales Fantásticos y dónde encontrarlos. ¡Atrápalos ya!

Imagen
Animales Fantásticos y dónde encontrarlos es, más que nada, una historia-precuela que honra la categoría fantástica-mágica de este peculiar universo, y con ganas. No solamente porque fue escrita por la mismísima JK Rowling, sino porque, pese a mis pre-suposiciones y miedos, David Yates logró convencerme de su labor al frente de la que parece la primera de cinco películas que buscarán expandir el universo mágico del "niño que vivió". 
Dicho esto, la expectactiva fue alcanzada, y al menos como fan, respiro aliviado de ver el producto una vez que los créditos finales aparecen ante mí. Ya he comentado anteriormente lo que opino del trabajo que se ha hecho de la franquicia, especialmente de las decisiones creativas de Yates. Pero como acabo de expresar, el producto me convenció. Desde el primer momento la emoción me embarga, los personajes son misteriosos y algunos rápidamente se ganan o bien tu simpatía o tu odio, y eso es excelente. Conoce a Newt Scamander (Eddie Redmayne en un …

La llegada. El lenguaje a través de la exploración.

Imagen
Hace no mucho, cuando realicé mi tesis de licenciatura, abordé el lenguaje desde la concepción social. En ella explicaba, con base en las teorías del autor que manejé, que el lenguaje constantemente está sujeto a interpretación al ser una herramienta de carácter social siempre al servicio del individuo. Buscar puntos en común no es tarea fácil, especialmente por el contexto. A esto se suma el hecho de que el lenguaje es la forma pura de la versatilidad: siempre cambiante y dinámico, es el principal reflejo de la cultura humana como demostración de lo complejos que podemos llegar a ser. 
Y es que si bien La llegada aborda el tema lingüístico de una forma sumamente interesante, me gustaría agregar el sutil hincapié que realiza en la cuestión etimológica para argumentar sobre el planteamiento general de la cinta. En una particular escena, Banks (Adams, estupenda) profundiza en la importancia conceptual de tener claras las funciones de una pregunta descomponiéndola en sus diversos sintagma…

La chica del tren. Cuando pensabas que el crimen no podía ser más irracional.

Imagen
Recuerdo cuando vi a Emily Blunt compartiendo créditos con Matt Damon en Los agentes del destino (Dir. Nolfi, 2011). En aquella cinta, sentí a Blunt como anillo al dedo en una película que combinaba la fantasía, el amor, la aventura y la moraleja sin dejar de ofrecer un producto a la altura de sus expectativas. Para esta ocasión, y por obvias razones, no he tenido acercamiento con la novela en que esta película se basa, pero llama la atención al leer y escuchar en diversos sitios que el apego al material original es bastante acertado. Y eso es algo que me agrada sobremanera cuando de adaptar novelas al cine se trata. 

Quiero comenzar por alabar el buen trabajo de Emily Blunt en esta película, al ser ella el personaje central en todo el drama de suspense en que se desarrolla esta historia. Blunt, relativamente, es una actriz comprometida, y aquí como Rachel, cumple en su papel. Como breve sinopsis te platico lo siguiente: Rachel es una mujer que solía tener una vida completa: esposo, tr…

Puella Magi Madoka Magica. Deseando la paradoja.

Imagen
No sé si te ha pasado que hay historias sorpresivas, que terminan de una manera muy diferente a como lo habías calculado en un principio. La sorpresa obtenida con esos casos corresponde más bien a la percepción que se tiene cuando "x" historia presenta un final muy distinto, y no por la naturaleza resolutiva del arco argumental, sino por los giros de tuerca; esperas que el/la protagonista tome una decisión que salve a todos -incluyéndose-, pero su ultimátum resulta ser algo tan definitivo que acarrea otra clase de consecuencias. Esto necesariamente no habrá de resolver TODOS los problemas narrativos que le dan forma al argumento -NUNCA es así-, pero te dejan con una sensación de "Me he despegado por completo de la premisa original, ¿qué rayos pasó?". Algo así es lo que sentí cuando los créditos finales de Puella Magi Madoka Magica aparecieron ante mí, con un corte de escena simplemente rebosante de nostalgia en términos de personajes. 
Puella Magi Madoka Magica, en …

Un tranvía llamado Deseo. Disfrazando la locura.

Imagen
No me parece extraño el hábito de trasladar obras de teatro al cine, principalmente por la "costumbre" de retratar gestos y expresiones visuales que, en el medio "en vivo", es algo palpable y contribuye al desarrollo de personajes, pero que en el cine, como se piensa actualmente, a veces resulta ser una adición no siempre necesaria. Dicho esto, pienso que el "cargar" con gestos demasiado expresivos no es malo, pero genera una recarga emocional poco fluida. En otras ocasiones, con un buen manejo de guión y dirección, estos "obstáculos" pueden resolverse eficientemente. Un tranvía llamado deseo lo consigue. 
Me llama la atención de que a pesar de que la película parece no fijar su tono (¿comedia dramática? ¿Drama psicológico? ¿Suspense social? ¿Drama del pasado?) del todo, tiene un despegue psicológico notable e incluso absorbente. Esto lo digo especialmente por su primer acto, donde encontramos evidentes pausas en ritmo y locación debido a un rígi…

LIBRO: De perfil. Y ahora, ¡a chupar!

Imagen
De perfil, y por delante, y por detrás, y de espaldas, y en la fiesta, büey. Te lo juro. Mis papás son Violeta y Humberto, tengo un hermano menor que siempre anda de      chismoso, pero la Queta Johnson es la mera neta, carnal. Palabra. Te lo juro, ¿me das un billete de $1o? Veré a unos amigos en la Colonia Del Valle, y no quiero que me cachen, neta. Esta ciudad es de cuidadito, ay, tengo hambre man, dont you get something? Oh, bueno pues, yo que quería ser tu flais, enserio. Palabra que sí. Bueno, ya me voy porque si no la Queta se requeteencabrita. 
Si piensas que lo de arriba no tiene ni pies ni cabeza, estás en lo cierto. La novela De perfil, de José Agustín, pilar en la ficción, es una novela que está muy por debajo de otros títulos de la ciencia ficción cuyo ingrediente principal es la verosimilitud. Y la verdad, un título que la deja muy pero muy atrás es El Guardián entre el Centeno del autor D.J. Salinger, obra con mucho mejor estructura, más entretenida y, sobre todo, una tens…

Kubo y las dos cuerdas mágicas. Somos lo que narramos.

Imagen
Creo que por el hecho de ser escritor es que me sentí identificado, en cuanto a sentimientos se refiere, con la naturaleza de la historia. Esta historia. La misma tiene varios sellos emocionales (moralejas), de fábrica (cortesía de Laika) y de concepto (la recreación ideológica del mito), los cuales son importantes y deben ser recalcados, alabados y considerados parte de la trascendencia cinematográfica. En síntesis para este primer párrafo, Kubo y las dos cuerdas mágicas (que para nuestro continente se tituló "Kubo y la búsqueda samurái", en cuyo epígrafe hay algo de verdad debido a la propuesta narrativa) es un deleite principalmente emocional, después sentimental, familiar, individual y místico. 
Seré honesto: estoy al tanto de que es la cuarta película del estudio, no obstante, aunque me rodeé de la publicidad de las cintas previas, no llegué a verlas, por lo que hablo de la presente cinta de una manera única, individual y quizá un tanto descontextualizada en términos de …