Crítica a El regalo


The gift resulta una propuesta original dentro del suspense psicológico que efectivamente te mantendrá en tensión.

Fue muy curioso para mí: supe que la presente cinta a cargo de Joel Edgerton fue muy esperada, muy anticipada y casi no llegué a ver avances o bien a recibir información antes del estreno. Eso resultó propositivo, pues si me hubiera enterado de cualquier dato de la película antes de verla, habría sido terrible, porque estamos ante un filme muy bien hecho.

Con El regalo (The Gift) Edgerton trabaja por tres: la escribe, la dirige y co-actúa. Este proyecto, de suspense psicológico, le costó un buen rato llevarlo a cabo, pues aquí estrena su posición como director, aun cuando en otros papeles, como “The Square”, haya sido guionista junto con su hermano; en otros participó de forma más independiente.

Es así que algunos años después nos presenta esta cinta, que se coloca en el género ya mencionado. Es importante que se den un tiempo para ir a verla, pues cuando lo hagan les resultará evidente que el director disfrutó haciéndola. Para no arruinarla, daré pocos datos al respecto: la cinta nos presenta a Simon (Jason Bateman en un rol asombroso) y su esposa Robyn (Rebecca Hall espectacular), quienes se mudan a los Ángeles, California desde Chicago. Todo transcurre con normalidad hasta que en una tienda de ropa Simon se encuentra con un viejo amigo de la secundaria: Gordo (Edgerton sensacional) y es cuando la cosas comienzan a suceder.

Viendo El regalo tenemos claro que principalmente Bateman, a quien hemos visto en cintas cercanas a la comedia, sabe y puede desenvolverse en otros géneros ofreciendo personajes creíbles e íntimos, pues uno como espectador puede llegar a empatizar con él u odiarlo. Lo mejor de su personaje es su realismo, pues el desarrollo que presenta permite mostrar la evolución, sus decisiones, matices y cómo realmente es.

A este respecto, y como parte emocional de la trama, siendo que ésta es original, por el lado de la conocida frase “Las apariencias engañan” recuerda mucho a El ilusionista por la atmósfera de tensión y descontrol que la invade, aunque las premisas sean diferentes por completo. Esto no representa un obstáculo y sí uno de tantos puntos a favor, pues los giros de trama son impecables y completamente transparentes al espectador. Sostengo que Edgerton presentó varios aciertos aquí y uno de ellos es jugar con situaciones que en la vida real nos pueden pasar a todos, factor que se integra con el interés de la audiencia y que le otorga más profundidad al asunto.

Por su parte, Rebecca Hall entrega un papel memorable, muy humano y completamente tridimensional, pues el guión la coloca de fondo sin quitarle la importancia debida. Su personaje resulta el más afectado al ser el eje principal, llegamos a amarla y entenderla, siendo la esposa que, aparentemente, comienza a perder el control de lo que pasa a su alrededor.

La producción es muy buena, las locaciones maravillosas y los paisajes de California seductores, más por las escenas de noche que las de día. Joel Edgerton nos entrega el regalo, una cinta de suspense psicológico donde mucho de lo que vemos se encuentra más en el lado emocional de los personajes, donde las discusiones de pareja no sobran pero resultan interesantes por lo que las produce. La moralidad, la oscuridad y la mentira no faltarán en esta majestuosa pieza cinematográfica.

La enseñanza más grande que tenemos es que debemos tratar bien a los demás, pues nunca sabemos cuándo ese mal que hicimos nos será devuelto, y aquí Edgerton construye una atmósfera excepcional donde la tensión se apodera del espectador y comenzamos a sentir afecto por su personaje. No se la pierdan. Una excelente cinta para reflexionar sobre nuestro pasado y lo que podemos hacer en el presente. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica a Lapso de Tiempo

Análisis Crítico a El Psicoanalista

Análisis Crítico de "Los Juegos del Hambre"