Crítica a Suicide Squad



Batman Assault on Arkham es un filme que complacerá a todos los fans del Caballero Oscuro. 


Pensemos en la unión entre Jay Oliva (reboot de la Liga de la Justicia) e Ethan Spaulding (Son of Batman), la producción de James Tucker y en la banda sonora a cargo de Robert J. Kral y el resultado esBatman: Asalto a Arkham (Batman Assault of Arkham).

Reconociendo la riqueza psicológica inmersa en la mitología del hombre murciélago no es de sorprenderse que estemos ante un filme casi épico, cargo de acción, riesgos, suspense y giros de tuerca más eficientes que en el filme precedente pero igual de buenos que en la primera entrega de este reinicio.

Cuando Enyma (un espectacular Matthew Gray)  es rescatado por un asesinato en una operación encubierta (en otras palabras, un complot) para ser devuelto al asilo Arkham por el Caballero Oscuro,Amanda Waller (una excepcional C.C.H. Pounder) se ve en la necesidad de reclutar al Escuadrón Suicida (Suicide Squad) para evitar que su secreto caiga en las manos equivocadas, mientras Batman (un brillante Kevin Conroy) lucha por encontrar la bomba que el Guasón (un estremecedor Troy Baker) ha dejado oculta y que puede significar el fin de Ciudad Gótica.

Consideremos los elementos aquí mezclados: tenemos la singular dirección de dos personas que se han encargado de plasmar filmes realmente buenos previamente. Jay Oliva Ethan Spaulding no decepcionan y ofrecen una historia extraordinaria de principio a fin, donde cada personaje juega un papel fundamental y que hace honor a su contraparte impresa. Vamos por partes.

Su dirección deja en claro su interés y conocimiento por el universo DC, especialmente en el de Batman, a ellos sumemos el estupendo guión de Heath Corson, quien nuevamente se esfuerza por entregar una historia más que entretenida, deslumbrante, emocionante y digna del Caballero Oscuro. Y es que aquí nos encontramos con uno sus grandes aportes: el ritmo, aspecto imprescindible que jamás cae y que, por el contrario, se mantiene gracias al correcto desarrollo de sus personajes.

En este último terreno, es donde Corson realmente se empeña en adentrarnos con sutileza y poder a la historia, ya que logra que sintamos miedo y curiosidad por Waller, empatía por los anti-héroes y al mismo tiempo respeto por Batman, logrando que la trama, además de trascender, se nos haga más íntima, nos envuelva, y esto es destacable. Quizá su único punto débil es que algunos personajes principales no son incluidos de manera más extensa en el filme, pero la historia está tan bien hecha que podríamos descartar este factor como un elemento negativo.

Dicho esto, se entiende por qué Scott Mendelson (Forbes) eligió sin duda alguna Assault of Arkham por su característica acción, estilo artístico (mención especial a Christopher D. Lozinski por su cuidadoso y destacado montaje diseño de producción), humor, las voces, representación de un formidable casting y, sobre todo, los personajes. Mendelson llamó a esta película una de las mejores películas animadas del universo DC y estamos de acuerdo, al ser éste un filme envolvente en toda la extensión de la palabra.

Con todo, aunque para Batman Assault of Arkham es fundamental tener la presencia de El Caballero Oscuro, el mérito recae en la magia del equipo que es El Escuadrón Suicida. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Análisis Crítico a El Psicoanalista

Crítica a Lapso de Tiempo

Análisis Crítico de "Los Juegos del Hambre"