Crítica a Son of Batman


Son of Batman no es tan pretenciosa como parece al inicio, al presentar una historia prologista sobre el primogénito de Bruno Díaz y Talia Al Ghul.

Creado por Grant Morrison y aparecido por vez primera en Batman N°655 en Septiembre 22 e inspirado en el cómic escrito por Mike W. Barr y dibujado por Jerry Bingham en Diciembre de 1987, este arrogante y engreído personaje cuyo nombre completo es Damian Bruno Díaz Al Ghul rompe con el esquema del hijo sumiso que está dispuesto a aprender y enfrentar cualquier peligro sin vacilación alguna, sin embargo, la base de la película no es ésta, sino la posterior aparición que tuvo en 2006.

La historia nos lleva a conocer a Damian (Stuart Allan), hijo de Batman (Jason O´Mara), y su posterior encuentro con éste después de que una conspiración que involucra a Deathstroke (Thomas Gibson) acabara con la Liga de los Asesinos, suceso que orilla a Talia (Morena Baccarin) a presentarle a su hijo su verdadero padre.

Nuevamente, uno de los aspectos más destacables aquí es la dirección a cargo de Etham Spaulding, quien entrega un trabajo atinado para una historia que podría ser más simple, y lo es, pero a la cual se le suman aspectos sólidos como giros de tuerca que, no es que sorprendan, pero se muestran firmes y nunca dejan que la historia nos decepcione, algo un poco difícil de lograr hoy día.

El guión de James Krieg es ágil, astuto pero también condescendiente al permitirnos adivinar con facilidad las personalidades de cada individuo de una manera casi evidente, lo que permite, en el sentido positivo, involucrarnos casi instantáneamente con los personajes.

La producción, como se puede adivinar, es retomada por los conocidos Sam Register, James Tucker & Alan Burnett, basada en la obra de Geoff JohnsJim Lee y Scott Williams, producción que naturalmente no decepciona, pero que por momentos da la impresión de que no se arriesga a más allá de la propuesta inicial, y esto se percibe inicial y fuertemente en el plano visual. Se debe admitir que el filme realmente cumple con lo que se espera cuando queremos saber más de estos magníficos personajes del universo DC.

En contraparte, lamentamos poder decir que el ritmo no siempre beneficia al desarrollo de la historia, ya que en algunas secuencias se percibe lento, lo que distrae al espectador y perjudica el clímax de la historia principal, haciendo que pierda fuerza. A esto agreguemos un villano que prometía ser temerario y un verdadero reto, pero que al final, no parece ser una amenaza verdadera para los héroes. Las batallas son buenas, pero no sobresalen.

Con todo y estos defectos, Hijo de Batman es una película realmente interesante, que envuelve casi en su totalidad y que nos presenta un personaje digno de ser el hijo del Caballero Oscuro.

Comentarios

Más vistos