LIFE: VIDA INTELIGENTE. Nunca le abras la puerta a un extraño.

La palabra inglesa thrill significa "emocionar". Por definición, un thriller es un género que ofrece películas donde la emoción y la incertidumbre, mayormente con tonalidad oscura, nos mantiene al borde del asiento intentando descifrar el destino de los protagonistas. Life entra aquí con creces.

Es por ello que expreso un apenas aceptable reconocimiento a la película; estoy ligeramente a favor de Life: vida inteligente y dispondré de estas líneas para explicarme. Todo sale bien hasta que un accidente libera el instinto depredador de la creatura y rápidamente los investigadores se verán en una carrera contra el tiempo intentando salvarse de un ser virtualmente invencible.

El primer punto, más como un preludio, es que evidentemente no estamos ante una propuesta muy original que digamos, no en su concepto, ni en sus efectos ni diseño de producción. De hecho, desde esos ángulos, esta cinta llega tarde a las salas de cine. Tiene paralelismos con Alien (Dir. Scott, 1979) en cuanto al ser viviente que lentamente aniquila a los humanos involucrados, no obstante, no se trata de un ser que mate por naturaleza, sino porque no le queda más opción. No es un ser, en principio, superior a sus hospitalarios compañeros, sino científicos de todo el mundo que buscan estudiarlo, maravillados por las posibilidades científicas y filosóficas que suponen encontrar vida oriunda del planeta rojo. 

Hasta este punto, Life maravilla y se torna interesante por sus matices humanos. Todo comienza cuando un grupo de astronautas interpretados por Jake Gyllenhaal, Rebecca Ferguson y Ryan Reynolds, entre otros personajes, reciben la que parece la primera forma de vida proveniente de Marte.  

Se le puede comparar, en cuanto a la acción y montaje espacial, con Gravedad (Dir. Cuarón, 2013) por lo que supone una aventura en la inmensidad y las estrellas como fríos acompañante. Y aunque guarda nuevamente similitudes, también es diferente, porque no se trata de alcanzar el camino a la Tierra, sino de protegerla del "villano" de la cinta. No buscan "gritar", sino aniquilar una forma de vida que se volvió contra ellos. Por ahí, uno de los personajes lo dice claramente "[...] no es malvado, sólo busca sobrevivir, y sabe que debe hacerlo a costa nuestra. Simple supervivencia". Y en el espacio. lo entendemos. No es muy original. Su variante está en la recepción de la entidad y el deseo por entenderla y, de ser posible, ayudarle a evolucionar. 

Pero así no habría conflicto; tiene que haber problemas para que haya historia, y de la mano de personajes bidimensionales, Espinosa nos embarca en una película donde el suspenso está a la orden del día y los efectos lucen impresionantes con el espécimen. La propuesta que nos presenta se rodea de conceptos científicos base -como en su momento lo hizo la magnífica Interestellar (Dir. Nolan, 2014)- para tener su sustentabilidad, y debo añadir que es en este efímero rigor científico donde encuentro su punto de tensión, principalmente porque convierte en creíble la "personalidad" del huésped que reciben. Life tiene interés filosófico (¿es la vida en el universo mala por naturaleza? ¿Debe la supervivencia adquirir matices negativos? ¿Hablamos de naturaleza o crianza?). La entidad que reciben no es aviesa, pero un incidente durante el primer acto de la cinta la obliga a atacarlos. De este modo vemos giros de tuerca, y acción verdaderamente gráfica, que puede inquietar a quienes son de presión alta y no gustan de escenas poco sutiles. 

Life mantiene un muy buen suspenso durante la mayor parte de la cinta, misma que como temía, no pasa de una hora y treinta minutos de duración. Esto porque, si analizamos el guión, el conflicto es básico y, sin reiterar, se diferencia poco de otros proyectos. Aporta poco al género; se defiende muy bien con la tensión y el suspenso, cortesía de un inteligente manejo de la cámara, y debido a esto es que rumbo a su tercer acto (desenlace) coquetea fuertemente con el terror, pues la vida y la muerte forman los polos narrativos de la cinta. La creatura está muy bien hecha, y su aspecto se torna amenazante entre más escenas vemos. 

A ratos luce predecible en el empleo de los sustos, especialmente para quienes el misterio extremo sea el género por excelencia. Entretiene bastante, tiene buen elenco y cada personaje tiene una función y especialidad. Es un logro la caracterización, porque como en el ajedrez, al perder al técnico, la tensión y los problemas aumentan. 

Yo la recomiendo si gustas de las películas del espacio con alienígenas como plato principal, porque conteniéndote al borde de la expectación, Life cumple y bastante gracias al tratamiento que le dan al concepto de la vida en el universo.

Falla en el intento de proponer algo "más", en lo predecible de los giros. Además, conocemos poco a los protagonistas, y eso nos impide congeniar emocionalmente con ellos. Hay una que otra escena tierna, pero nada más.  

Comentarios

  1. La película no fue tan buena, el problema fueron las carencias en la historia, aunque es una propuesta nueva, considero que pudo ser mejor, me hubiera gustado que aun quesea una vez le hubieran hecho daño a Calvin.

    -Tacos al Pastor

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Crítica a Lapso de Tiempo

Análisis Crítico a El Psicoanalista

Análisis Crítico de "Los Juegos del Hambre"