Moana: un mar de aventuras. En el mar, la vida es más sabrosa...


Definitivamente las buenas experiencias están para compartirse, para que, de forma comunitaria, aprendamos del logro o moraleja que estos eventos encierran como parte de la misma. En este sentido, Moana: un mar de aventuras, deja un excelente sabor de boca. Y digo EXCELENTE. 

Te contaré un poco para que te contextualices: todo comienza con Maui, un semi-dios que roba el corazón de Iztaccíhuatl, nuestra mujer dormida, el cual es presentado como una especie de medallón verde refulgente. Así, la travesía de la pequeña Moana se convierte en una odisea por devolver dicho corazón a su legítima dueña antes de que sea demasiado tarde. Quiero ponértelo así, de la manera más sencilla, especialmente si aún no has visto la película, porque es tan buena que no quiero arruinártela. 

Moana, ya puesto el tema de este modo, se embarca en una aventura espectacular que juega con temas como el respeto a la naturaleza, la convicción de los ideales, la consolidación de nuestros propósitos en la vida, así como un breve y puntual esbozo sobre el apoyo familiar.

Si bien la estructura narrativa se ocupa de presentar a los personajes y el camino de la historia, delinea con sutil diversión la psicología de nuestros protagonistas, lo que al mismo tiempo permite un adecuado desarrollo, que en ocasiones se torna notoriamente profundo. Un punto a favor aquí, aunque más por el lado técnico, es el doblaje, que resulta excepcional, sin contar que contribuye al disfrute general de las canciones que se escuchan en toda la aventura, resaltando "De nada", de Lin-Manuel Miranda. Otro acierto, en este mismo rubro, es el astuto énfasis de la música en ciertos momentos culmen, elemento que nos arranca una lagrima de emoción y correspondencia con la cinta y los personajes. 

La película realmente vale el boleto. No sólo considero que la animación es impecable, colorida y saca a relucir lo mejor de la historia, porque hablamos de una película que, a pesar de que presenta el mismo problema que le encontré a Kubo (hubo personajes que, por su caracterización, aterraban un poco -escuché un par de lloriqueos durante la función-) al abusar de ciertos personajes en situaciones psicodélicas, sino que además tiene un ideal, un trasfondo humano y ambiental sumamente interesante, un personaje autosuficiente, interesante, vulnerable, atractivo y divertido. Sinceramente aplaudo el riesgo y valor que los estudios toman por "adultizar" las cintas animadas, pero a veces podría no ser una decisión adecuada para el disfrute general y "homogeneo" del público. 

Y aunque es evidente la inspiración visual que saca de otras cintas, lo divertido por momentos es que tiene contenido para ironizar, haciendo más llevadera la historia con todo y sus diálogos repetitivos que nos arrancan más carcajadas. En términos de estructura, la cinta es transparente; se defiende muy bien como musical, puede presumir emocionantes secuencias de acción, un toque de mitología "única", y es notorio que dos de sus secuencias céntricas están ahí para presumir sus respectivos apartados musicales, aun cuando aportan poco a la trama principal. 

A pesar de estos detalles, Moana: un mar de aventuras es una película muy disfrutable, que en su tercer acto eleva su premisa a niveles inesperados, haciéndonos llorar, demostrándonos que el valor de la perseverancia es muy importante, con todo y la adversidad constante, nos dice que todo tiene una razón de ser y que siempre es prudente conocer las dos versiones de una misma historia. Si ya la viste, veéla de nuevo; si no la has visto, ¡te la recomiendo ampliamente! Moana: un mar de aventuras, es simplemente genial, y es que en el mar, la vida es más sabrosa... 

Comentarios

  1. Okay, creo que hay que afinar ese paralelismo mitológico entre Papatuanuku e Iztaccihuatl, pero en general se respeta muy bien la construcción mágica que sirve de trasfondo cultural. Es claro que la película es disfrutable y que tanto las partes divertidas como las emotivas son bastante efectivas.
    "¿Pero?"
    Pero, es más de lo mismo. El arquetipo con el que está construído el viaje de Moana, se ha visto en Pochahontas, en Mulan, en Tangled, La Princesa y el Sapo... y la lista sigue y sigue...
    Además existe un detalle que me hace mucho ruido en cuanto a las personalidades. Por alguna razón, la chica me resulta transparente y predecible, vaya, olvidable. En cambio Maui es genial, es hijo de perra, pero es genial.Esa falta de personalidad hace pensar que el trabajo hubiera quedado mejor en manos de Merida (aunque claro, ella es de Pixar) o alguna otra princesa con un rango emocional más complejo.
    Así que concluyo que la película cumple, divierte, emociona y cautiva — especialemente en el apartado visual — pero no propone mucho.

    ResponderEliminar
  2. Me encantan sus visuales, pero me parece una historia repetitiva, un personaje con la misma personalidad de personajes pasados. Me gusta que innoven en las visuales, que el personaje principal sea de un cuerpo más esbelto, shalala, pero siguen retrocediendo en narrativa y no buscan una nueva historia, fresca, diferente; por eso Kubo se robó mi corazón.

    ResponderEliminar
  3. Detalles curiosos de Moana.

    1. La historia tiene origen hace 2000 años en el antiguo Pacífico Sur. Moana es la princesa de la isla hawaiana de Maui y la quinta princesa en la historia de Disney (después de Mulan, Jasmine, Pocahontas, y Tiana) que se desliga de la tradicional princesa de corte europeo.

    2. La actriz Auli’i Cravalho, una estudiante originaria de Hawaii que fue elegida para prestar su voz a “Moana”. Auili’i es la princesa más joven en la historia de Disney con sólo 15 años de edad.

    3. Dwayne “The Rock” Johnson interpreta la voz de Maui, un semidiós de la mitología polinesia que acompaña a Moana durante toda la historia. Este es el segundo filme animado para Johnson quien también puso su voz en Planet 51.

    4.Disney cambió el nombre de la película "Moana" a "Vaiana" en España y algunos países de Europa para evitar la coincidencia con el nombre de una conocida actriz de cine porno, Moana Pozzi

    5. En Italia la película se llamó Oceanía, en referencia al lugar en el que se desarrolla la cinta.

    6. Los directores del film aparecerán en pantalla, no literalmente pero sí artisticamente. Los personajes del cerdo Pua y el gallo Hei Hei fueron diseñados con las características de los directores Ron Clements y John Musker.

    7. Los realizadores invitaron a un grupo de coreógrafos de danza polinesia al estudio para que les mostraran los movimientos de baile a los animadores. Los artistas observaron, realizaron bocetos y aprendieron el significado de cada movimiento para hacer su trabajo.

    8. El anzuelo de Maui está inspirado en la constelación de Escorpión que en Oceanía se le llama igual que al personaje. Además, un equipo de astrónomos ayudaron a los realizadores a reconstruir el cielo estrellado de las Islas del Pacífico tal cual se veía hace 2,000 años

    9. El filme cuenta con una banda sonora del compositor Mark Mancina (Tierra de Osos), y canciones originales escritas por el cantautor neozelandés Opetaia Foa’i y el dramaturgo y cantante estadounidense Lin-Manuel Miranda, creador de la galardonada puesta de Broadway Hamilton.

    10. Flounder de La Sirenita. El Moustro de Nieve Malvavisco, el reno SVEN, Olaf de Frozen. BAYMAX de grandes Heroes. Ralph de Ralph el Demoledor. Una imagen de Mickey Mouse. Entre otros personajes ocultos... Aparecen en la película.

    -Tacos al Pastor

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Crítica a Lapso de Tiempo

Análisis Crítico a El Psicoanalista

Análisis Crítico de "Los Juegos del Hambre"