Crítica a Tomorrowland


Tomorrowland es una película que retoma perspectivas importantes complementándolas con una buena trama y dosis de humor ocurrencial. 

Sólo vi un anuncio de esta película, pero el mismo contuvo una escena secuencial suficiente para darle un poco el impulso rítmico que la acompaña. Dejando el avance de lado, la película me había llamado la atención tanto por sus anuncios publicitarios como por ser la nueva propuesta de Disney. Con el diálogo en off de Clooney "Imagine a place where you could actually change the world..." pensé "De acuerdo, suena trillado ¿cuántas películas no hemos visto ya que aborden esta temática?" entonces pasé a la siguiente "¿Qué propondrá esta película?". 

La respuesta sencilla sería para mí: una historia conmovedora sobre la humanidad con ingenioso "humor". La complicada: Una historia que nos recuerda que no debemos abandonar nuestro espíritu emprendedor y luchar por cambios significativos comenzando con la idea de que SÍ podemos lograrlos. 

A mí parecer, la cinta coquetea constantemente con la idea que sugiere la humanidad se divide entre "pensadores y hacedores", algo que retoma de manera muy muy leve Linterna Verde (2011) en una escena ubicada entre el primer y el segundo acto de la película. Esta idea dualista de pensamiento-acción si bien es cierta, es claro que funciona como el motor en todas las películas. Es una fórmula sutil, no mencionada de manera clara en cualquier película, pero ahí está presente. Entonces, Tomorrowland se apoya, en gran parte, en esta premisa. 


A mí me gustó. Tiene mucho humor y todos nos reímos en la sala, y vaya que era una sala enorme. El personaje de Britt Robertson, a quien voy conociendo, se me hizo interesante, atrevido, inspirador pero, sobre todo, fuerte; mientras que el de Clooney se me hizo más trillado pero no por ello menos interesante. Mientras que es una grata novedad volver a ver a Laurie, que en su momento fue Dr House; este actor es bueno con sus papeles, es extraordinario, porque bueno, malo, anti-héroe...¡se lo crees! Personaje que interprete personaje que le sale a la perfección. 


Ahora bien, es en su punto climático donde siento que la película adolece de un ritmo vertiginoso que impide el disfrute del redondeo del argumento principal, pues uno espera con calma entender la solución a la propuesta, pero es tal la pasión de Casey Newton, que terminas con la idea de "Ok, la imaginación y la curiosidad son valores importantes. No hay que desperdiciarlos". 

Fuera de ese pormenor, la película es completamente disfrutable en todos los aspectos.

Comentarios

Entradas populares