Mundo Jurásico: el reino caído.

Sobrevivencia y explotación.



Después de una nueva primera parte evidentemente anclada en el espectáculo combinando agradablemente los efectos visuales con la línea argumental de la saga de los 90 (experimentación genética, tráfico ilegal, posesión materialista), llega la segunda, que muestra indicios de agotamiento creativo, por lo que tanto Bayona como Trevorrow se dan a la tarea de presentar un argumento no muy distante de lo ya explotado, pero lo suficientemente entretenido para pasar el rato: la isla Nublar, donde cohabitan los dinosaurios, está por destruirse ante la aparición de un volcán en erupción. Eso obliga a Claire (Bryce Dallas Howard) y Owen (Chris Pratt) a unirse a un equipo de rescate para salvarlos de la destrucción total, ignorando los planes de la corporación que financia los planes de la operación rescatista.

Esto, a grandes rasgos, es Mundo Jurásico: el reino caído. Es una definición que difiere poco de lo presentado tanto en los cortos como en las tramas previas; si bien tenemos a los dinosaurios y su feroz caracterización como protagonistas/espectáculo principal y por la que el espectador gasta en el boleto, también disfrutamos de la presencia de los actores principales. No obstante, ahí radica una de las debilidades de la cinta: los personajes humanos. Más allá de ser peones al comienzo y verse "convertidos" en los obligados héroes de acción rumbo al clímax, su participación no está del todo definida; es decir, no tienen mayor repercusión; si no hubiera dinosaurios que salvar, ¿qué motivación tendrían ellos?

Eso sí, tenemos intensas secuencias de acción y una orgánica mezcla de comedia con drama, además de puntuales -y evidentemente exagerados- momentos de tensión sexual, heroísmo a la antigua y peligro. Quitando todo esto, lo único repetitivo y "profundo" es el comentario analítico en torno al sector armamentista y la idea de utilizar a los dinosaurios como potenciales soldados de guerra, que tampoco es una idea novedosa; pero reino caído, alternando subtramas de secretos familiares, traiciones y pérdidas, decide mostrar un esbozo al respecto sobre las consecuencias ante la avaricia desmedida del hombre.

Para este punto en la narración entendemos que los creativos decidieron jugar, a fin de cuentas, con el rescate de los animales desde dos trincheras distintas: en la primera mitad de la cinta, un poco de suspense en torno a su eventual rescate, así que para la segunda, aunque persiste la idea de librarlos a como dé lugar (sea de un volcán o de la avaricia desmedida del hombre), el enfoque reside en los secretos de la familia adinerada que hace posible toda la operación, excusa que sirve para desarrollar toda la pelicula.

¿Está la segunda parte a la altura de la primera? Pues sí, no era difícil saltar el listón. ¿Entretiene? Bastante. ¿Plantea algo novedoso? Muy poco, la verdad. ¿El elenco humano cumple? A ratos, aunque su motivación no esté completamente definida. Y como ya fue anunciada la tercera parte, mi pregunta será: ¿cuál será el nuevo argumento? Porque Bayona, Trevorrow y compañía deberán ingeniárselas para, si no innovar, por lo menos ofrecer algo más sólido.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Análisis Crítico a El Psicoanalista

Crítica a Lapso de Tiempo

Análisis Crítico de "Los Juegos del Hambre"