LIBRO: 20,000 leguas de viaje submarino.

Un clásico de misterio.



Recuerdo la primera vez que leí este clásico de Julio Verne. Mi gusto por la lectura estaba en sus inicios y comenzaba a sentirme maravillado por las aventuras clásicas sin los tecnicismos contemporáneos; en otras palabras, veía a la Literatura con la grandiosidad necesaria procedente del siglo pasado; el presente texto, debido a su portentosa claridad y manera de narrar los eventos, me atrapó desde sus primeras páginas, pues me encontraba absorto e hipnotizado por el misterio rezumado en su atmósfera, me provocó terminar la aventura propuesta a los tres días de haber iniciado el relato. En mi memoria, durante los años posteriores, quedaba la imagen y presencia del Capitán Nemo; ahora, muchos años después, el relato es regresado a la posteridad para disfrute común y posterior análisis. Comencemos. 

Hablar de un libro cuyo contenido es esencial y su trama no muy larga no requerirá páginas enteras para desmenuzar la psicología de los personajes, la propuesta de la obra o bien su extraordinaria edición. Más bien podemos dividirlo en fases: estructura, ejercicio, visión, novedad y comentario social. Su estructura es evidente, estamos ante una que juega en varios niveles al servicio del entendimiento de quien lee la novela; tenemos la descripción de la historia, el conflicto y la atmósfera ( a) ¿Qué es ese animal que ataca barcos sin piedad?, b) ¿Es un submarino, ¿quién lo controla?, c) ¿Quién es el capitán Nemo?, d) ¿Saldrán Aronnax y compañía de las garras del capitán?).

Una vez puestas y acomodadas las piezas del conflicto, de lo que tratará la historia, Verne pasa a desarrollar, mediante diálogos agudos y trabajados, a los personajes: Aronnax es propio, tradicional y correcto, su mayordomo Consejo es leal y eficiente, mientras que Ned Land (el arponero) habrá de fungir como la oposición físico-emocional de los personajes durante el relato; por otro lado, el Capitán Nemo es misterioso, implacable, rico, culto y con oscuras motivaciones. Y una vez desarrollados la trama y los personajes, procede a describir el resto de la historia y el conflicto, retornando asiduamente estos elementos para, a partir de su conjunción, elaborar una historia que sorprende por su calidad descriptiva, su edición, elegancia y asombrosa precisión en los detalles.

La visión encontrada en la novela no es menos importante, pues Verne siempre fue conocido por su formidable capacidad como escritor, por su ilimitada imaginación, su habilidad para vislumbrar tesoros, conocimientos y técnicas que hoy día son casi una realidad; fue un visionario extraordinario y afamado, y con razón. Ahí radica la novedad y el comentario social devendrá en el personaje de Nemo, de quien se sirve para hacer una breve, aunque aguda, crítica social al mundo en torno al egoísmo, la desigualdad y la manera en que el ser humanos se apropia de lo desconocido para esclavizarlo o materializarlo.

Es, ante todo, una gran obra, un poco corta y evidente en sus recursos, pero que no deja de maravillar tanto por su simpleza como por su descripción, atinada, rica y elocuente. Y si bien noté los momentos en que pudo haber vacío de trama, agradezco la sencillez y las ganas por concluir una historia que no pudo haber acabado de otro modo, misteriosa, tal y como empezó. Verne, grande. Su legado perdurará. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica a Lapso de Tiempo

Análisis Crítico a El Psicoanalista

Análisis Crítico de "Los Juegos del Hambre"