Hombre Hormiga y Avispa

Más diversión, más peligro; poca novedad.




Para estas alturas me queda claro que MARVEL ha logrado tal consistencia en sus películas que no importa qué película salga ni cuándo, sabemos que estarán conectadas; la única pregunta es...¿qué aportará cada nueva película?

Sobre la trama en sí, la nueva película se concentra en una consecuencia vista en la primera Ant-Man. Como Scott Lang (Paul Rudd) entró y volvió al Reino Cuántico, Hank Pym (Michael Douglas) y su hija, Hope Van Dyne (Evangeline Lilly), creen posible dar con la locación de Janet Van Dyne (Michelle Pfeiffer), perdida desde hace décadas tras una misión fallida. Como si dicho "conflicto" no fuera suficiente, el guion introduce a Ghost, una villana con su propia motivación para robar una tecnología que, casualmente, sólo Hank ha desarrollado. A su vez está un mafioso traficante de armas que también quiere su rebanada de pastel.

Puesto así parece DEMASIADO que abarcar para una sola película, pero es este el mayor acierto del guion: veo un contenido equilibrado, no destacable, pero sí con una prisa por avanzar entre secuencias a base de chistes e imprevistos, sub-conflictos que permiten la transición y avance de la cinta, efectos visuales y escenas de acción que exploran/explotan completamente el concepto del héroe con el poder de manipular su tamaño, pero su propia resolución (cuando llega), derriba todo lo construido en las dos horas, evidenciando una excusa argumentativa para "problematizar" lo que pudo ser resuelto en el Acto I.

Cuando pasa la anestesia de la aventura, entendemos que eso es la película (la mamá perdida, la chica con una extraña enfermedad y un criminal con ganas de robar la fórmula científica). Esto es Ant-Man and The Wasp. Yo entré buscando los lazos de conexión entre los eventos de Guerra Civil?" y el porqué Scott Lang no participó en Avengers: Infinity War.

Servido el contexto como en cada cinta, Ant-Man and The Wasp muestra la solvencia necesaria para, por un ladoreanudar la trama familiar de su antecesora y, por el otro, no perder de vista los acontecimientos presentados en la tercera cinta del Capitán América, al tiempo que lidia, como en un tercer plano, con los eventos del titánico crossover. Es por esta razón que el guion escrito por Paul Rudd, Gabriel Ferrari, Chris McKenna y Andrew Barrer hace ver a la cinta como una dudosa armonía de elementos diversos/dispersos que, aparentemente, nunca pierden el ritmo.

Aquí un servidor encuentra un humor natural y tan efectivo como lo fue en Guardianes de la Galaxia, Thor: Ragnarok o HULK: El hombre increíble. Y para que ese humor tenga peso, la historia se apoya más de Scott Lang y su atractiva "ineptitud/insensibilidad", dejando sólo una escena de brillo a Michael Peña con el propósito de que la cinta fluya correctamente. Scott Lang, ya sea con diálogos, miradas o actitudes, lleva el nuevo peso del humor, elemento emocional que se contrapone con la mesurada personalidad de Hank Pym.

En cuestión de personajes, Ant-Man and The Wasp hace un comentario: utiliza a Hope, la Avispa actual, como estereotipo de chica mala/badass, relegando a Scott al plano de "tipo simpático inepto con buen corazón". Esto, claro está, vertebra mayormente la cinta, especialmente para los momentos dramáticos, románticos y cómicos.

¿Es divertida la película? Por supuesto, es bastante familiar y respeta la psicología de cada personaje, pero el tratamiento no permite que la cinta brille tanto o más que la anterior; su manejo de los conflictos la hace ver como un combo poco proporcionado; lo mezcla para que luzca como un producto más aceptable de lo que es. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Crítica a Lapso de Tiempo

Análisis Crítico a El Psicoanalista

Análisis Crítico de "Los Juegos del Hambre"