Dragon Ball Super: Broly


Aunque viene precedida por una franquicia longeva, Dragon Ball Super: Broly no te decepcionará. 

9.4


Tipo de artículo:
Crítica. 

Tenía tiempo que una película de Dragon Ball no me emocionaba así. No solamente por ser una cinta que reúne los elementos característicos a lo largo de la franquicia (humor, buenas coreografías, personalidades definidas, un peligro real), sino porque es una historia escrita de tal forma que resume muy bien todo lo ya conocido en Dragon Ball y, al mismo tiempo, le da un nuevo aire. Es una historia centrada en Broly con otro punto de vista, que si bien me cuenta de nuevo qué condujo a Freezer a destruir el Planeta Vegeta, esta vez me obsequia da un giro en la trama: ¿Qué pasó con Broly tras la destrucción del planeta origen? ¿Qué fue de él?

Con un primer acto que está completamente dirigido a las explicaciones adicionales, la cinta no se olvida de contarme cómo es que Bardock (con la anticipada inclusión de la madre de Goky, Gine) decide salvar a Kakarotto. Así, con una presentación que la verdad tarda en llegar y que es bastante pobre, la nueva aventura de Goku y sus amigos comienza, retomando varios elementos ya conocidos del origen de Goku en su camino a la Tierra. 

Ya en el presente, como siempre, tengo a Goku...queriendo ser más fuerte. Esto no es novedad, pero llama la atención la cronología directa de los acontecimientos: meses después del Torno del Poder. El verdadero meollo de la cinta empieza cuando Trunks le avisa a su mamá que algunos objetos han sido robados de su laboratorio: Vegeta y Goku saben que Freezer está tras las esferas del Dragón. Junto a Wiss, los tres se encaminan al Polo Norte para recuperarlas. Aunque todo inicia lento y no hay una "pelea porque sí", decisión creativa que agradezco profundamente, la batalla la comienza Vegeta, otro cambio refrescante en la historia. Y comienza bien y de manera congruente: Broly, si bien es poderoso, al principio no está a la altura de un Super Saiyan.


Pero la película me dice que él posee una habilidad inusual: la capacidad de imitar las técnicas de combate ajenas y, pronto, empieza a igualarlos hasta que, como es de esperar, termina siendo una amenaza aún para el nivel de Super Saiyan God. Toriyama se permite un momento de humor mucho más inteligente que todo lo visto anteriormente y esto ocurre en la escena de Piccolo, aunque la verdadera emoción surge cuando Broly intenta atacar a Wiss... 

Broly es exageradamente poderoso. La batalla es deslumbrante; la presentación de su psicología es, aquí, un enfoque refrescante, pues nunca en Dragón vi a un villano más humano (que sí lo hubo, pero no con ese nivel de cuidado). Ya cuando el bueno va a derrotar al malo, sucede algo increíble, que le da un giro de 360° a la historia. Es una simpática grosería que quizás no llegue a ser de tu gusto (personalmente me arrancó una sonrisa de "Te pasaste, Toriyama"), pero...funciona para lo "inesperado" en una película que, críticamente, aporta poco a una longeva franquicia.

Si bien la historia no presenta, como antaño, a los Guerreros Z, todo está correctamente centrado en Vegeta/Goky vs Broly, pero eso sí: la secuencia final es larga y la edición confusa, pues hay momentos, inicio y al final, en que no queda claro en qué momento del presente sucede lo que la historia relata. Quitando ese pormenor, Dragon Ball Super: Broly es una cinta que disfruté. ¿Lo harás tú?

Conclusión:

Dragon Ball Super: Broly es una cinta disfrutable en el aspecto visual. Tiene una historia sencilla, agrega vistazos desconocidos y le da Vegeta el momento para lucirse que sus admiradores estaban esperando, al tiempo que conocemos más a Broly. Recomendable para ver un par de veces. No me decepcionó, es interesante y tiene chispazos de emoción. El epílogo anuncia una "secuela". ¿Vendrá?

Comentarios

Entradas populares