Un cadáver para sobrevivir. La vida se debe disfrutar.



Un muchacho está por suicidarse en una isla abandonada cuando de repente, a la orilla del mar, divisa lo que parece ser el cuerpo de otro muchacho siendo arrastrado por las olas. En un acto de humildad y compasión, el muchacho decide rescatarlo e intentar revivirlo, escuchando extraños sonidos provenientes de su interior que terminan desembocando...en un gas corporal. Un pedo. 

La risa ante tan extraña situación no se hace esperar y comienza así una curiosa parábola sobre la vida donde, según interpretamos, los papeles de ambos se intercambian de una manera misteriosa. Nos reímos porque, dentro del tono melancólico y deprimente con que Un cadáver para sobrevivir (Swiss Army Man, Dirs. Dan Kwan & Daniel Scheinert, 2016) se presenta, logra salirse de lo común y extrañar por lo único de su acontecimiento. 

Paul Dano es Hanky y Daniel Radcliffe es el muerto de nombre Manny. Cuando Hank intenta suicidarse, interrumpe su acto por rescatar a Manny y éste último rápidamente lo lleva a otro isla a través del mar sacando sus pedos. Así inicia una travesía más interna y espiritual que física, un poco al estilo de Alma salvaje (Dir. Vallée, 2014), donde Hank intenta buscar comida en una isla, cargando constantemente con el cadáver de Manny, hasta que un repentino y chistoso acontecimiento le devuelve a este "ser" parte de su "vida". 

Poco a poco Manny, conforme recupera el movimiento, el habla y demás funciones, interroga a Hank por cualquier cosa que lo inquiete; se trata de un proceso donde Manny es el filósofo y Hanky el guía en un momento de sobrevivencia escalofriante, un tanto irónica. En Swiss Army Man el tema usado como excusa es la sobrevivencia, pero los Daniels, por medio de Manny, utilizan el viaje físico, el traslado de un sitio inhóspito a otro, en medio de un entorno casi hostil, para darnos una lección sobre la importancia que los detalles tienen en la vida. 

Mientras Manny, objetivizado, se apoya de su escaso campo visual para absorber lo más posible de su entorno, recurre a las preguntas para generar en Manny el deseo de vivir sin percatarse de lo que construye. 

Swiss Army Man presume la sutileza, gracias a una impecable fotografía, una música pegajosa y que aparenta ser nostálgica, un diseño de producción asombroso y un uso de cámara astuta. Lo más importante de la cinta es ese atrevimiento que se vislumbra sobre la autenticidad, el valor de atreverse a las cosas y la pérdida de los convencionalismos sociales, todo argumentado a partir de lo más simple: un gas corporal. 

A medida que Manny va interesándose más porque aquello llamado "vida", Hank experimenta una vergüenza interna, una profunda falta de orgullo por quien es y, atormentado por usar a Manny, decide revelar la verdad. Es entonces que la situación se sale de control para ambos y las moralejas para el espectador aparecen en todo su esplendor. 

Swiss Army Man está construida con paciencia, con esmero, delicadeza y amor por los detalles. Evidentemente no es una película para todos, especialmente por gran parte de sus secuencias, que son hechas con un ritmo semi-lento; no, esta película está dirigida para los que buscan reflexionar un poco con las herramientas más básicas que se pueden tener, para quienes disfrutan de los viajes sencillos y sin mucha "acción" de por medio. Y para este caso, pues es justo decir que Paul Dano y Daniel Radcliffe entregaron papeles interesantes, emotivos y sumamente cómicos. 

Y es que al final hablamos de una cinta que respeta el valor de la vida, que enseña que la carencia de una persona puede ser la fortaleza de otra, que el amor está donde no te lo esperas y que reconocer lo que eres y tienes es valioso. 



Paul Dano es emotivo (la última vez lo vi en Intriga, aquella impactante cinta de Delleneuve de conflicto morales estrenada en 2013, en la que entregó un papel asombroso); y es agradable ver a Daniel Radcliffe (Harry Potter, What if?, Horns) en otro tipo de películas, que incluso demuestra su esmero por evolucionar su talento y aceptar mayores retos fílmicos. 

Una película interesante en retrospectiva, con una actuación de salida de la preciosa Mary Elizabeth Winstead (¿la recuerdas de Kill the messenger y Cloverfield Avenue?) que agrega un tono de pérdida, actualización de nuestros deseos y desconocimiento de un entorno que creíamos nuestro, todo para un filme sobre el valor de vivir. 

Lo mejor fue la interacción entre Dano y Radcliffe. 

Lo peor fue animal salvaje y la poca aparición de Winstead. 

Comentarios

  1. Es una historia muy original, la amas o la odias.

    La historia se centra en que Harry Potter hace el papel de un muerto flatulento que resulta ser una herramienta multiusos que el protagonista utiliza para salir de una isla. Es de esas películas que puedes ver como una porquería o como una obra maestra.

    -Tacos al Pastor

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Análisis Crítico a El Psicoanalista

Crítica a Lapso de Tiempo

Análisis Crítico de "Los Juegos del Hambre"