Crítica a DareDevil: Temporada 2

Una temporada que retoma la nostalgia, refresca con giros inesperados y captura lo mejor de sus personajes. 

Lejos parecen estar los episodios en que Matt Murdock comenzaba su viaje como vigilante de Hells Kitchen, con un estupendo Kingpin a cargo de D´onofrio, Deborah Ann Woll como Karen Page y Elden Henson como Nelson "Foggy". Atrás quedaron los episodios introductorios, especialmente en la construcción psicológica del protagonista y del tono que la serie pretendía llevar. ¿Que acaso esta nueva temporada se despega o tira por la borda lo ya cimentado? Por supuesto que no, pero le da un respiro y una nueva dirección. La serie, cortesía de MARVEL en colaboración con NETFLIX ya ha demostrado que puede enfocar a grandes personajes de renombre con sabiduría, elegancia y diversión. 

Mientras en la temporada pasada DareDevil se enfrentaba a la corrupción y malicia sembradas por Kinpin en la ciudad que este más amó, donde vimos infinidad de secuencias de acción bien ejecutadas, intereses amorosos y una correcta inserción de drama, aquí la premisa del individuo que está dispuesto a sacrificar su vida por el bien colectivo permanece, y en esta ocasión despega por completo, a la vez que la producción no escatima en traer a la vida a los personajes más memorables de la mitología de El hombre Sin Miedo. Charlie Cox nos demuestra, una vez más, que el traje del "diabólico" le queda a la perfección, a la vez que el guión le permite adueñarse del personaje, de su psicología, de su simbolismo sociológico, para así poderle dar una razón a su ciudad de por qué lo necesita, de por qué es el más indicado para merodear en los callejones oscuros, derrotar a los villanos -sí, suena cursi e infantil, pero ¿por qué no verlo así?- y tener pérdidas en el camino...

De la misma manera que la serie retoma astutamente a cada personaje simultáneamente preocupándose por desarrollarlos, por otorgarles un trasfondo, una motivación y una razón de estar, de la misma manera nosotros como espectadores nos deleitamos con las historias puestas como telón de fondo, sacadas de las páginas del cómic, pero también cuidando de no revelar demasiado. Aunque por momentos los episodios parecen una niebla en el camino tratándose de las decisiones y situaciones entre algunos personajes, al final los guionistas se las arreglan para no dejar tantos huecos argumentales y poder llevar la historia a buen puerto. 

Y como dije antes, si la temporada pasada supo equilibrar los tonos de aventura, drama, misterio, acción con un (sí) ligero toque romántico, lo cierto es que esta temporada duplica la fórmula de una manera interesante. Los montajes, las coreografías de pelea, los diálogos, los efectos, todo está ingeniosamente planificado para conducir a algo más, así como también está el hecho de que algunas secuencias se tornan predecibles, no por ello menos interesantes. Si bien algunos de los planteamientos son resueltos aquí, como toda serie, lo natural es que una historia suscite más preguntas en lugar de responder algo ya planteado, de lo contrario no generaría interés en lo que sigue y la audiencia perdería ganas de continuar la propuesta, pero también es claro lo que se avecina y MARVEL/NETFLIX nos dicen que DareDevil va por más. 

Aunque pueden haber montón de preguntas, hay dos esenciales que esperamos la siguiente temporada nos resuelva y nos dé avances al respecto:

1) ¿Cómo reaccionará Karen ante la confesión?
2) ¿Realmente Foggy iniciará nueva carrera?

Una muy buena temporada para disfrutar. 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Análisis Crítico a El Psicoanalista

Crítica a Lapso de Tiempo

Análisis Crítico de "Los Juegos del Hambre"